4.- PSEUDOCIENCIA DEL TEMPERAMENTO Y LA CONDUCTA

                   El Temperamento es una especie de estilo de reacción de las personas ante la realidad, una manera típica de tomar decisiones; se tiene el consenso de que es innato, una especie de memoria ROM de fábrica.  El Carácter (o autoestima) sería la suma del temperamento más los hábitos adquiridos a través de la domesticación, la educación, el medio ambiente y la consciencia colectiva; una especie de software modificable dentro de una memoria PROM; y son las primeras manifestaciones de la formación hogareña del carácter lo que provoca la falsa creencia de que el temperamento tiene raíces hereditarias.  La Personalidad es la suma del carácter, la imagen, y otras características fisiológicas de proyección verbal y no verbal (que sí tienden a ser hereditarias).  El Ego es la entidad informática cerebral que administra la personalidad, siempre determinado por el instinto de supervivencia como necesidad básica biológica, y sus versiones cerebrales más complejas.  Y la Conducta es la reacción del ego, su estilo, sus inteligencias (en especial la emocional intra e inter personal) y sus necesidades, ante la acción de necesidades de otros egos, y viceversa, o sea ante un ejercicio dialéctico de poder, y dependiendo de este ejercicio puede ser de tendencia ofensiva-acción, defensiva-reacción o neutral.

                La teoría más aceptada por la psicología acerca del temperamento es la antigua teoría griega de los cuatro humores, pero esta teoría pseudocientífica desciende de otra más antigua de los cuatro elementos;  y ésta a su vez de todavía más antiguas observaciones astrológicas de los sumerios;  estos observaron cierta extraña correlación entre el temperamento y la fecha de nacimiento, y así más o menos clasificaron los temperamentos en grupos donde en la toma de decisión les domina la acción o instinto reflejo, la emoción, la razón intuitiva y el pragmatismo.  Son famosos entre esta creencia: las tendencias narcisistas de los Leo, los celos de los Escorpiones, la susceptibilidad de los Cáncer, el perfeccionismo de los Virgo, el de tomar la justicia en sus manos de los Libra, etc., y hasta características somáticas como la mirada penetrante de los Escorpiones, atribuirían a esta correlación.  Por supuesto, las más actualizadas creencias pseudocientíficas no atribuyen esto a planetas ni constelaciones, ni a ninguna fuerza mágica o magnética, sino a cierto reloj biológico circanual que tendrían ciertos genes encargados de activarse en el momento del nacimiento, así como los hay que saben cuándo activar ciertas funciones hormonales en la pubertad, controlar el envejecimiento, etc., y que programarían algún arreglo neuronal que imprimiría el temperamento en la memoria ROM del cerebro (hipotálamo).  Basado en esta osada teoría y la de la evolución cerebral, todos seríamos básicamente emocionales en nuestras tomas de decisiones, siendo ésta la rutina cerebral dominante (la razón consume mucha energía, y estamos diseñados para ahorrarla), pero algunos tendrían mayor o menor influencia estadística del instinto reflejo, de la razón intuitiva o de la razón deductiva.

                Las necesidades son el impulso o motivación que da lugar a la conducta, aunque la misma sea moldeada por el temperamento (actitud), y por la consciencia actuando a través de la autoestima o carácter.  Solo hay una necesidad, y es la biológica necesidad de la supervivencia del individuo y su descendencia genética.  El ego percibe e interpreta este instinto de supervivencia como Voluntad de Poder e Instinto de Acumulación, a través de sus dos emociones básicas: egocentrismo (deseo de ser el centro de supervivencia de toda realidad), y la confianza en sí mismo (miedo de las posibilidades de supervivencia ante la realidad); dicen que los niveles de oxitocina y testosterona tienen que ver con una y con la otra.  Los psiquiatras consideran también estas emociones del ego, como herramientas de tipificación de la personalidad (extroversión, psicoticismo, etc).  La complejidad cerebral traduce ese miedo en: miedos físicos (muerte, vejez, enfermedad, dolor); miedos psicológicos (pobreza económica, rechazo sexual y social); miedos metafísicos (castigo post mortem); y sus respectivos deseos como contraparte (salud, placer, fama y fortuna, ir al “paraíso”).

            Otras interpretaciones serían, según el instinto sinérgico social, en: necesidades de supervivencia individual y de supervivencia grupal; según la Pirámide de Maslow o de evolución cerebral, en: necesidades fisiológicas, sensuales, emocionales, y filosóficas o de la razón (intereses) y la consciencia (valores); y por efecto de la propia percepción y el instinto filosófico, a variaciones como: necesidades estéticas (simetría, armonía, coherencia, belleza), lógicas (valor de verdad), éticas (bondad, justicia y calidad), metafísicas (trascendencia).

             Pero es el carácter, junto a algunos aspectos económicos, quien realmente jerarquiza las necesidades y se encarga de producir calidad conductual, influido por la consciencia, que establecería cierta coerción interna en la conducta (Deberes), y las leyes sociales coerción externa (Derechos – terminan donde comienzan los de los demás; y donde hay una necesidad, hay un derecho, decía Evita).  Deberes y Derechos son dialécticamente complementarios, y de su dialéctica se construye la Justicia; aunque en un sistema en evolución, estos a menudo son suplantados a conveniencia por las Obligaciones, los Privilegios, y la Ley (lo legal no necesariamente es justo).  No manifestamos conducta de calidad en todas las circunstancias y contextos; ésta es la misión de educar la autoestima a través de hábitos de higiene mental y emocional.

Gráfico.- Conducta humana y su resultado ético, en función de la emoción y la autoestima.

Gráfico.- Influencia de la rutina de la consciencia en las demás rutinas cerebrales.

Gráfico.- Distribución grupal de poder en función de la conducta ética.(Ver ley Maxwell-Boltzmann). Opinión de A. Einstein.

                Es conocido que deficiencias y desórdenes (de recompensa bioquímica cerebral) en la formación del carácter, así como desórdenes somáticos e informáticos en las áreas del cerebro donde éste se memoriza (lóbulos frontales), pueden crear aberraciones y obsesiones conductuales anárquicas (pecados) como: el sadomasoquismo (desear dolor), apego adulto y adicciones (deseo irracional e incontrolable de placer), fobias y traumas (miedo irracional e incontrolable), avaricia (deseo incontrolable de beneficio y poder), envidia (deseo incontrolable de los bienes y atributos ajenos), celos (fusión de apego y miedo al mismo tiempo), odio e ira (deseo de perjudicar o provocar miedo), entre otras.  La homosexualidad (instinto de reproducción invertido o hacia el mismo sexo) se sospecha es un desorden somático glandular genético (también del hipotálamo), pero no faltan psicólogos que dicen que esto solo es parte de la ecuación y lo atribuyen también a formación del carácter.  La depresión y la euforia, a diferencia del estado de ánimo (tristeza/alegría – deseos satisfechos o no), también se manejan como problemas más psiquiátricos que psicológicos.

                 En cada acto delictivo o antiético, y su respectivo juicio: ¿Qué cantidad de culpabilidad o de infierno le correspondería al individuo y su nivel de ignorancia y consciencia, y cuánto al sistema y al nivel de ignorancia y consciencia de ancestros, educadores directos, controladores sociales y terceros actores, o sea las circunstancias?  ¿Si en gran parte somos imitación, qué tan colectivo o individual es el libre albedrío?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en AUTOESTIMA, CEREBRO, CIENCIA, CONSCIENCIA, EGO, ETICA, FILOSOFIA, INFORMATICA, MEMORIA, PSICOLOGIA, RELIGION, TEOLOGIA. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a 4.- PSEUDOCIENCIA DEL TEMPERAMENTO Y LA CONDUCTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s